Cómo ser un hombre con estilo

Para desarrollar un estilo propio es preciso conocer ciertas reglas básicas.

Cuando se trata de zapatos.

No escatimes en gastos: son la base de tu vestuario y estilo.

Los colores negros y oscuros están de moda.

Y además estilizan tu figura. No importa si deseas un estilo casual o uno más formal, esa paleta de colores queda de maravilla siempre.

Corta tu dependencia de las últimas colecciones y lo que está de moda.

La moda es una expresión personal, y si un hombre está siendo fiel a sí mismo y a su estilo, siempre se verá bien. Adopta “de la moda lo que te acomoda” y completa tu look con piezas que te identifican. Los hombres más elegantes son aquellos que parecen que no hacen ningún esfuerzo por serlo.

Ocúpate de tu aspecto físico.

Acostúmbrate a dormir las horas necesarias, bebe poco, no fumes. Busca un buen corte para tu cabello, mantén tu barba con estilo u opta por un look bien afeitado, cuida tus uñas…

Los pequeños detalles son los que construyen la imagen general.

Jamás los subestimes. Un sombrero, un colgante, un nudo creativo en la corbata, unos calcetines con diseño, son detalles muy importantes para proyectar un estilo seguro y actual.

La talla correcta.

Sí, puede parecer demasiado obvio, pero no lo es. La ropa tiene que quedarte a la perfección, en su medida exacta, y para ello tendrás que probarte diferentes tallas dependiendo de los diseñadores o la tienda. Un consejo: consigue un buen sastre que pueda hacer los retoques necesarios.

Uno de los puntos más importantes es, sin duda, el ejercicio.

Te quita el mal humor, te da energía, vigor, fuerza y te ayudará a sentirte cómodo contigo mismo.

Una buena chaqueta es crucial.

Bien confeccionada, de buen corte, que se amolde perfectamente a ti, y en la que te sientas cómodo y confiado.

Una corbata negra siempre te hará lucir bien.

Traje negro, camisa blanca y corbata negra, es un cliché, pero funciona.

Inspírate.

Mira revistas, observa a la gente que admiras, pruébate diferentes estilo y no tengas miedo de probarte ropa hasta que sientas que te identificas con lo que llevas puesto. Experimenta con camisa de cuadros y un saco clásico, o un chaleco con pantalones de jean, un traje con una camisa sin corbata…

Un buen perfume que te diferencie del resto.

Es lo primero que se percibe cuando entras a un lugar y será la última cosa que dejes cuando te vayas.

Menos es siempre más.

No trates de exagerar. Elige un color para una prenda y combínalo con colores neutros, o utiliza un accesorio que llame la atención en lugar de muchos. Busca la sencillez: es el camino más corto de hallar tu estilo. Eso sí: hazlo asumiendo riesgos (un chaleco, un pañuelo colorido en el bolsillo, un pañuelo al cuello…).

¿Qué deseas ver en la próxima colección?

Ver resultados

Loading ... Loading ...

¡Conviértase en distribuidor! Diligencie el formulario y muy pronto nuestro personal de atención al cliente lo estará contactando.

certificado